Puedes informarte a diario de nuevas oportunidades laborales y formativas en la provincia de Cádiz consultando nuestras páginas de FACEBOOK y TWITTER

domingo, 23 de abril de 2017

La brevedad es el alma del ingenio (Elevator Pitch)



Se trata de una técnica de la que se habla mucho actualmente pero que se basa en una técnica utilizada en el mundo de los negocios en la década de los 80. Es cierto que sobre todo está enfocada a la presentación de ideas de negocio en el ámbito de los emprendedores, pero podemos aplicarla también cuando queremos presentar un proyecto o en nuestra búsqueda de empleo.



Básicamente se trata de ser capaces de transmitir y despertar el interés del otro interlocutor en muy poco espacio de tiempo (unos pocos minutos, mismamente lo que dura un trayecto en ascensor y de donde toma el nombre dicha técnica). Con esta pequeña toma de contacto debemos ser capaces de provocar que el interlocutor quiera conocer mejor e informarse con más detalle y se pueda establecer una sesión o entrevista posterior en la que desarrollar el tema con más detalle.



"La brevedad es el alma del ingenio"   William Shakespeare


Evidentemente para obtener el mejor resultado posible, como todo en la vida, se requiere de una preparación previa en la que aclarar y definir nuestras ideas u objetivos. Por ejemplo, si somos un emprendedor y vamos a exponer nuestra idea de negocio, debemos hacernos algunas preguntas que nos ayudaran a preparar nuestro discurso:


Tú proyecto o idea:

¿Quién es tu público o clientela?

¿Qué viene a solucionar o satisfacer tu idea?



Preguntas más comunes:

¿Quién soy y como llevare al éxito este proyecto?

¿Qué necesito para desarrollar mi idea?

¿Cuál es nuestro mercado o clientela potencial?



Diferenciación:

¿Qué tiene de especial nuestra idea o proyecto con respecto a las demás?



El modelo:

¿Cómo conseguirá tener éxito o beneficios?

  

Para que tu discurso tenga éxito y consiga llegar a tu interlocutor necesita tener pasión y convicción, debe ser capaz de encantar a tu audiencia y entrelazar tu proyecto con tu propia historia personal. Se tiene que conseguir trasmitir credibilidad y confianza en nuestra idea. Colocar dos o tres ideas claves con claridad a lo largo de nuestra exposición, darle la importancia y énfasis. No usar un lenguaje técnico y evitar entrar en profundidad en detalles, tienes poco tiempo. Practicar, practicar y practicar… controla el tiempo que utilizas y ensaya con alguien, con ello conseguirás seguridad y naturalidad en tu discurso.


La brevedad es el alma del ingenio (Elevator Pitch)


Existen concursos en los que puedes constatar lo efectiva que puede llegar a ser esta técnica y si te apetece participar. 

Dejo un buen ejemplo de elevator pitch en el siguiente vídeo: